Google+ Followers

viernes, 30 de octubre de 2009

MANIFESTACIONES CONTRA LA NUEVA LEY DEL ABORTO

Me meto en una página donde se supone que te ayudan a exponer tu opinión de forma libre aunque correcta. Se trata de “Hazte oír”. Lo primero que me encuentro es que está tomada casi totalmente por los grupos anti-abortistas, pro-familia, pro-vida... y demás que defienden su derecho, no a no abortar, que eso nunca les ha sido vulnerado, sino a evitar que otros lo hagan. No sé, perdonen mi ignorancia, si es que la página tiene definida su postura e ideología hacia ciertos temas. Si es así, no lo sabía, por eso me sorprende. Por eso es que no entiendo nada. Miles y miles de gentes manifestándose por aquellos que todavía no han nacido mientras millones y millones de gentes mueren cada día de hambre y desnutrición, por efectos colaterales de las guerras, por enfermedades que ya deberían estar olvidadas... Casi que la cuestión es ¿por qué queremos traer hijos a este mundo que hemos llegado a formar? ¿Por qué no nos manifestamos contra todas esas y más injusticias que ya están ahí?¿Por qué no nos unimos más contra el terrorismo?¿Por qué no nos desgallitamos, nos unimos en pro de la vida digna para todos, de no a la corrupción y al robo de miles de millones que podrían utilizarse mejor, del no al maltrato, del no al egoísmo, a la maldad, a la aberración...?¿Por qué?

¿ALARGAR LA EDUCACION OBLIGATORIA HASTA LOS 18?

Ministro Gabilondo, se nota que hace tiempo que usted no visita un instituto a no ser para inaugurarlo. ¿Acaso no tiene entre sus asesores ninguno que viva en la realidad? Nuestro sistema educativo no es rígido, es patético. No se trata de que no te deje circular, como dice usted, y presente constantes obstáculos a los alumnos. ¡Si aquí aprueba todo el mundo! el de diez y el de cero gracias a la adaptación curricular. Se trata de que todo el mundo tenga un título, aunque sea básico. ¿Preocupación real o miedo a la imagen de una España analfabeta? Lo que debe preocuparnos no es alargar la estancia de nuestros jóvenes en las escuelas, sino que su formación sea eficaz, efectiva, de verdad, provechosa...todo lo que ahora no es. Salga a la calle a hacer un test de cultura general entre nuestros adolescentes, salga y verá... No es cuestión de encerrar a los adolescentes en los centros hasta su mayoría de edad. Hay muchos de ellos que ya tienen claro a los 14 que no quieren estudiar o que quieren aprender un oficio y marcharse. Y no hay nada malo en ello. Educación de calidad, no de cantidad. Señor Ministro, bájese de la nube.

domingo, 18 de octubre de 2009

MERCEDES SOSA

Mercedes, la negra, ha muerto. Fue la voz de América durante muchos años. Yo era muy jovencita cuando la oí cantar por primera vez. Se me metió en el corazón con "Volver a los 17" justo cuando yo los tenía. Podría decir que es mi canción preferida, la que mejor me define. Ahora que su voz en vivo se ha apagado, que cante por siempre en nuestro corazón. Aquí os dejo una pequeña biografía.
Mercedes Sosa, (San Miguel de Tucumán, 9 de julio de 1935 – Buenos Aires, 4 de octubre de 2009[2] ) conocida como La Negra Sosa o La Voz de América, fue una cantante de música folclórica argentina reconocida en América Latina y Europa. Considerada como la principal cantante de Argentina. Fundadora del Movimiento del Nuevo Cancionero y exponente mayor de la Nueva Canción latinoamericana. Incursionó en otros géneros como el tango, el rock y el pop. Se definía a sí misma como "cantora" antes que "cantante", en lo que fue una distinción fundamental de la nueva canción latinoamericana de la que ella fue una de las iniciadoras: "cantante es el que puede y cantor el que debe" (Facundo Cabral).[3] Ese ideal fue expresado por Mercedes Sosa en los títulos de sus álbumes como Canciones con fundamento y Yo no canto por cantar.

Entre las obras con que se ha destacado en el cancionero latinoamericano se encuentran Canción con todos, Alfonsina y el mar, Gracias a la vida, Como la cigarra, La maza, Todo cambia y Duerme negrito.[4] Entre sus discos se destacaron Canciones con fundamento (1965), Yo no canto por cantar (1966), Mujeres argentinas (1969), Homenaje a Violeta Parra (1971), Cantata Sudamericana (1972), Mercedes Sosa interpreta a Atahualpa Yupanqui (1977), Mercedes Sosa en Argentina (1982), Alta fidelidad (1997). Su último trabajo es Cantora, lanzado poco antes de su muerte, un álbum doble donde interpreta 34 canciones a dúo con destacados cantantes iberoamericanos, y cierra con el himno nacional argentino.

miércoles, 7 de octubre de 2009

CÓDIGO DE BARRAS

Redacción LAVOZ.com.ar

El gigante de Internet Google recuerda desde su logo el aniversario de la invención del código de barras, que hoy cumple 57 años.

El código de barras fue creado en 1952 por los inventores Joseph Woodland, Jordin Johanson y Bernard Silver en Estados Unidos. Pero fue recién en 1966 cuando se implementó y comenzó su popularidad.

Los códigos se basan en la representación mediante un conjunto de líneas verticales paralelas de distinto grosor y espacio que en su conjunto contiene una determina información, según explica Wikipedia.

Así, el conjunto de líneas negras permite reconocer rápidamente un artículo que forma parte de una cadena logística y poder realizar inventarios.

Esta es la información que obtenemos al clikear sobre el logo google de hoy. Felicidades pues a este invento. Sin duda, revolucionó el mundo al facilitar notablemente el tratamiento de las mercancias, su clasificación, su transacción, su localización. Un código de barras que, sin embargo, hace pensar en el ser humano como parte de las mercancias a clasificar. En alguna película habré visto eso del código en el cuello. No es nuevo, los judios llevaron su código en el brazo, los presos de algunos países también. Esa manía de clasificar las cosas tampoco es nueva, existe desde el origen de la curiosidad por el saber. Clasificar para simplificar, comprender, estudiar... Pero no es eso lo que se me ocurre cuando veo el código de barras, sino que, aplicado al ser humano, nos convierte en una cosa más (¿acaso somos algo más?), un algo más que clasificar patra estudiar, localizar, pero por el propio hombre. El hombre clasificando al hombre.
Y si en lugar de un código nos insertamos un chip, aún facilitamos más, es cuestión de pasar por caja y apareceran todos nuestros datos. No sé, me sigue dando no sé qué cosificarme. Y como siempre: ¿Quién cosifica al cosificador?