Google+ Followers

sábado, 27 de marzo de 2010

EL REY Y LA LEY DEL ABORTO

He recibido en estos días un e-mail de esos reenviados y en el que una señora le dirigía una carta al rey de España explicándole porqué había tenido que retirar la foto que tenía de él y del principe de su "salita" al sentirse defraudada de que un católico confeso firme semejante aberración. Como la carta no tiene desperdicio, la reproduzco tal y como me llegó y me siento en la necesidad de dejar mi comentario al final.

Excelentísimo Sr. Don Juan Carlos I, Rey de España
Palacio de La Zarzuela-Madrid   
Majestad 
Siempre he considerado que la Monarquía podría ser un importante punto de equilibrio y reconciliación en esta España nuestra tan convulsa e irascible en no pocas etapas de su historia. Con esta idea, siempre he mirado a la Casa Real española con simpatía y afecto.
Por esta razón, fue para mí todo un honor y un privilegio formar parte de la tripulación de Iberia que le acompañó a Vd. y a la Reina Doña Sofía en su primer vuelo, ya como Reyes de España, a Roma.
La Casa Real  tuvo a bien hacerme uno de los regalos más bonitos y apreciados de mi vida: una magnífica foto de SS.MM. dedicada a mi persona, como recuerdo de aquel inolvidable viaje.
Algunos años después se repitió mi suerte, y volví a tener el honor de ser designada para acompañar a Su Alteza Real, el Príncipe Felipe, a Kourou en la Guayana francesa, para el lanzamiento de nuestro primer satélite espacial, el Hispasat. De ambas ocasiones, guardo documentos, anécdotas y fotografías que forman parte de un valiosísimo, para mí, archivo personal.
Sin embargo, hoy, me siento en la obligación moral de devolverle esa fotografía que con tanto cariño y orgullo he atesorado, y que, desde entonces, ha presidido un lugar preeminente en mi casa. Es, ésta, una decisión tomada con no poco dolor y mucha más decepción. Pero, mi hogar no puede estar presidido por la foto de un monarca, supuestamente católico, que avala, con su sanción, una ley desmedida sobre el aborto; una ley que desampara a la mujer; que desautoriza a los padres de menores embarazadas; que desvincula de toda responsabilidad a los hombres, y eso que dicha ley sale de un Ministerio de Igualdad; en definitiva, una ley que enfrenta media España con la otra media.
Alguien podría advertirme, con acierto, de que nuestra Constitución le obliga a firmar todo lo que salga aprobado del Congreso de los Diputados. Sin embargo, de la misma forma que Vd. ha sabido encontrar hábilmente, en otras ocasiones puntuales y no tan lejanas, algunos atajos para bordear asuntos que tampoco contempla la Constitución, ya podría haber aportado, ahora, esa magnífica habilidad para evitar esta ley asesina, que ofende la sensibilidad y la dignidad de tantísimos españoles.
Si ya Vd., en una desafortunada ocasión, sentó el precedente de elogiar la gestión y personalidad de un presidente de gobierno, como el Sr. Zapatero, que demuestra querer gobernar sólo para los suyos, y que ha polarizado peligrosamente a todos los españoles, como nunca había ocurrido en democracia; si Vd. se ha permitido introducir, durante un discurso navideño, aquello de “hablando se entiende la gente”, en relación con la vergonzante y traidora negociación entre nuestro Gobierno y ETA, ¿no puede, ahora, permitirse el manifestar su desacuerdo con esta Ley del Aborto? Cuesta entenderlo, créame.
Pues bien, con todo el respeto y la humildad que salen de la opinión de una simple mujer, que como yo se siente muy orgullosa de ser española, me permito indicarle que no pierda de vista el día que un gobierno antiespañol, como el actual, ponga en su punto de mira a la Corona, porque el Sr. Zapatero ya ha demostrado que no se le oscurece nada a la hora de dar satisfacción a los suyos “como sea”. Y entonces no tendrá en cuenta, como eximentes, estos reveses que Vd. está propinando a los que hasta ahora le apoyábamos.
Al final sería muy penoso que ocurriera con la Corona de España algo parecido a lo que motivó a Winston Churchill decir a su oponente, Neville Chamberlain: “Os dieron a elegir entre el deshonor y la guerra ... elegísteis el deshonor, y además tendréis también la guerra”. 
Por todo lo aquí expuesto, le reitero mi dolorosa decepción y mi obligación moral de devolverle una foto que ya no puede tener lugar bajo mi techo.

Respetuosamente
           Fdo.: Mª Belén López Delgado
Madrid, 8 de Marzo de 2010

¡Qué fuerte me parece! Ya veo que la gente que lo ha reenviado lo ve como la carta de una señora "con un par", pero a mi lo que me parece mentira es que haya todavía gente tan fanática en el mundo y que no sepa distinguir que el rey es rey y ese es su oficio y es Juanito en su casa y tiene sus ideas. Eso es completamente comprensible e inapelable en cualquier estado de derecho. El hecho de que haya una ley del aborto no quiere decir que todas las jóvenes vayan a abortar. Lo harán aquellas que lo harían igualmente con ley o sin ley, pero al menos con unas condiciones sanitarias seguras. Lo ideal, es, en esta época de tantas libertades, medios e información, que ninguna joven llegue a un embarazo no deseado y que tengan dos dedos de frente para darse cuenta que tener relaciones sexuales requiere también responsabilidad. Para la que no quiera hacer uso de esta ley y quiera tener el niño, siempre le queda darlo en adopción, hay muchas parejas que lo necesitan, o quedárselo y salir adelante.
Ahora, lo que si me parece mal es que se permita a una jovencita de 16 años que tome ella únicamente la decisión. O sea, que en este país no se puede beber ni comprar tabaco hasta los 18, pero sí se puede abortar. A eso si digo yo: ¡manda huevos!

PD: Me acabo de dar cuenta que además está firmada el 8 de marzo. ¡Vivan los derechos de las mujeres!

jueves, 11 de marzo de 2010

11 marzo

Hoy es once de marzo. Supongo que serán muchos los periódicos, blogs, programas televisivos, etc que dedicarán este día a hacer un homenaje a las víctimas de Atocha. Yo me he acordado cuando he abierto Google y he visto la vela. ¡Cuánto dolor!¡cuánto sufrimiento! Estas pérdidas no se superan jamás. Son de aquellas pérdidas inútiles, fruto de la brutalidad, la intransigencia, la cobardía y la parte más horrible del hombre. No son personas que mueren de una enfermedad, de viejas... No son muertes a las que podamos poner causa razonable porque no la hay. Hoy, igual que aquel día, sufrimos todos los que no comprendemos la relación entre bestialidad e ideales.
Mi viejo "amigo" Platón decía que las Ideas y concretamente la Idea de Bien, suponía llegar al más alto grado de conocimiento. Sin querer mezclar churras con merinas, diré que Idea debería ser por definición algo puro, limpio, prototipo, perfección... La idea, y esta vez con minúscula, que lleva a estos seres a matar en nombre de no sé sabe ya qué, no es idea: si para ganar tu cielo, ya que no tienes nada en esta tierra, tienes que llevarte por delante a tus hermanos, ¿qué clase de Dios te guía?

martes, 9 de marzo de 2010

LIBROS SOBRE MAESTROS

HE ENCONTRADO ESTA ENTRADA EN UN BLOG, PERO NO SÉ A QUIÉN PERTENECE. ME PARECE INTERESANTE. SON LIBROS QUE HABLAN SOBRE MAESTROS Y HACE UNA PEQUEÑA RESEÑA SOBRE ELLOS. GRACIAS A QUIÉN LO HAYA ESCRITO.

- Yoko Ogawa. La Fórmula Preferida del Profesor.
«Una historia de amor, amistad y transmisión del saber...»
Auténtico fenómeno social en Japón (un millón de ejemplares vendidos en dos meses, y otro millón en formato de bolsillo, película, cómic y CD) que ha desatado un inusitado interés por las matemáticas, esta novela de Yoko Ogawa la catapultó definitivamente a la fama internacional en 2004. En ella se nos cuenta delicadamente la historia de una madre soltera que entra a trabajar como asistenta en casa de un viejo y huraño profesor de matemáticas que perdió en un accidente de coche la memoria (mejor dicho, la autonomía de su memoria, que sólo le dura 80 minutos). Apasionado por los números, el profesor se irá encariñando con la asistenta y su hijo de 10 años, al que bautiza «Root» («Raíz Cuadrada» en inglés) y con quien comparte la pasión por el béisbol, hasta que se fragua entre ellos una verdadera historia de amor, amistad y transmisión del saber, no sólo matemático…


- Frank McCourt. El Profesor
Después del impacto mundial causado por Las cenizas de Ángela (más de veinte millones de ejemplares vendidos en todo el mundo y un Premio Pulitzer), y de la confirmación de un talento literario excepcional con Lo es, Frank McCourt nos ofrece la última etapa de sus apasionantes memorias. En El profesor nos habla de los treinta años en los que fue docente en un instituto de secundaria en Nueva York. El relato empieza cuando McCourt tiene 27 años e, instalado en Nueva York, inicia una actividad académica para la cual sus estudios universitarios no han acabado de formarle. En efecto, las realidades sociales en un entorno tan duro como el neoyorquino resultan difíciles de digerir por parte de este inmigrante irlandés. Haciendo más caso a su intuición y a lo que le dicta su conciencia que a las directrices académicas, consigue despertar el interés de sus alumnos. Para ello, decide bajarse del pedestal en el que viven instalados la mayoría de profesores y se dedica a escuchar a sus alumnos y a aprender de ellos, poniéndose a su altura para conocer sus inquietudes, sus gustos y su forma de ver el mundo.


- Charlotte Bronte. El Profesor: Una Historia
Aunque escrita antes que «Jane Eyre», «El profesor» no fue publicada hasta 1857, después de la muerte de Charlotte Brontë. En esta obra, el joven William Crimsworth se embarca a Bruselas despreciando la tiránica protección de sus parientes. Las relaciones de poder, el lenguaje erótico de la autoridad y la sumisión y el habitual marasmo espiritual de los héroes de Charlotte Brontë se encuentran aquí maravillosamente representados. Charlotte Brontë nació en 1816 en Thornton (Yorkshire). Huérfana de madre, a muy corta edad asistió a una escuela para hijos de clérigos, allí murieron sus hermanas Elisabeth y Maria, Charlotte siempre lo atribuyó al internado. «El profesor» no encontró editor mientras vivía la autora. Charlotte Brontë murió en 1855.


- Mitch Albom. Martes con mi Viejo Profesor
Libro del año 1998. 1.000.000 de ejemplares vendidos. Traducido en 15 países. N.! 1 en las listas de libros más vendidos. Un libro sencillo e intenso que sugiere y hace reflexionar. Un extraordinario testamento espiritual. En estos encuentros de los martes entre el profesor y el alumno se crea un clima de mágica conexión espiritual, de afecto y complicidad. Intercambian ideas y reflexionan sobre temas diversos: el dinero, los valores, la familia, el perdón, el matrimonio, la vejez, la muerte, el amor, sobre todo el amor, en su más amplio significado. Y en cada ocasión, estos diálogos tranquilizan y reconfortan las tribulaciones de Mitch.


- Belén Gopegui. El Padre de Blancanieves
Una profesora de instituto espera en su casa a que el repartidor del supermercado le traiga la compra. El repartidor se retrasa y ella se marcha. Horas después encuentra que le han dejado la compra a unos vecinos y se han estropeado los productos congelados. Llama al supermercado para quejarse. Al día siguiente, la profesora aún no se ha quitado la camiseta de dormir cuando llaman al timbre; es el repartidor del supermercado, un hombre de Ecuador. El hombre le dice que por causa de su llamada telefónica le han despedido. La profesora lamenta el incidente, pero el hombre insiste: ella es responsable de su despido, debe encontrarle otro empleo. A partir de ese momento, la vida de la profesora se ve afectada, y con ella, la vida de su familia. En el cuento tradicional, el padre de Blancanieves está en el castillo, asiste a las maquinaciones de la madrastra pero guarda silencio. ¿Por qué no advertimos que estaba ahí? ¿Existe la clase media o es una ficción hermosa y triste? ¿Puede el padre de Blancanieves llevar su ánimo a la altura de su espíritu? La autora prosigue su certera indagación en las fronteras que unen y separan las habitaciones privadas y los espacios públicos; un proyecto narrativo sin parangón en nuestras letras


- Agustín de Tejada. El Profesor Inocente
Novela que en clave de humor a veces, aunque no exenta de tintes dramáticos en otras ocasiones, se adentra en el hostil mundo de la educación secundaria donde en no pocas ocasiones el profesorado es una víctima del propio sistema educativo


- Steven Lukes. El Viaje del Profesor Caritat o Las Desventuras de la Razón
El profesor Nicholas Caritat, especializado en la Ilustración, cree, por su propia condición, no tener función alguna en Militaria, estado autocrático en el que vive. Pero, tras alguna peripecia, se le encomienda una curiosa misión : encontrar el mejor de los mundos posibles. Emprende, pues, un viaje por distintas comunidades en las que sus ideas de Razón, libertad y tolerancia entran en conflicto con las de nuestro fin de siglo. Mientras visita Utilitaria, Comunitaria y Libertas, a Caritat se le van planteando cuestiones que él ya creía resueltas : ¿en qué consisten los derechos del individuo cuando, en el país de los seguidores de Bentham regido por el Ordenador, este concepto ha sido abolido ? ¿Cuál es el papel de la libertad de expresión en una sociedad multicultural políticamente correcta que no admite la crítica ni el debate ? ¿Cuál es el valor de la Historia allí donde se ha instalado el olvido ? ¿Qué hacer con los desposeídos en un comunidad donde impera el liberalismo económico radical ?


- Petros Martinidis. En Serie
La misteriosa desaparición quizá asesinato de un universitario que pretende doctorarse en Historia del Arte, el sospechoso siniestro automovilístico de un profesorDe la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Aristotélica de Salónica y el robo de tres cuadros vanguardistas de pintores rusos de valor indeterminado, abren la caja de Pandora en la vida de un apacible profesor de Historia del Arte y experto filólogo en griego clásico. ¿Cómo puede contribuir a la investigación un profesor de Historia del Arte del Renacimiento? ¿Y qué lo mueve a prestar su ayuda? ¿Los encantos de una joven sargento que anhela una rápida promoción, las sospechas de un teniente que desea un ascenso o la voluntad de romper una existencia tranquila que le resulta tan imprescindible para continuar con su dedicación al trabajo intelectual como asfixiante? En una atmósfera universitaria, entre la sinceridad y la hipocresía, los acontecimientos empiezan a desbordar la vida del profesor: una aventura amorosa en la que sus protagonistas coquetean entre sí y con la verdad, y los cambios y vuelcos de la fortuna que se van produciendo en serie.


Para su interés:

- Martín Hadis y Martín Arias. Borges, Profesor. Estudio Literario
J.L. Borges no necesita presentación

«Creo que uno sólo puede enseñar el amor de algo. Yo he enseñado, no literatura inglesa, sino el amor a esa literatura (...) lo que hace un profesor es buscar amigos para los estudiantes. El hecho de que sean contemporáneos, de que hayan muerto hace siglos, de que pertenezcan a tal o cual región, eso es lo de menos. Lo importante es revelar belleza y sólo se puede revelar belleza que uno ha sentido.»

Juventud sin Dios, de Ödön Von Horvath
"Ambientada en los momentos de ascenso del nazismo, y con una trama de corte detectivesco, el lector vive el desconcierto de un maestro ante las dificultades para educar a una juventud despiadada en una sociedad que desprecia los valores éticos más elementales..."