Google+ Followers

viernes, 30 de marzo de 2012

CAMBIO RADICAL EN LA POLÍTICA SOCIAL DE EL VATICANO


CAMBIO RADICAL EN LA POLÍTICA SOCIAL DE EL VATICANO
La noticia ha sorprendido al igual que ha preocupado

Sabidos son los dos viajes que ha realizado recientemente su santidad tanto a México como a Cuba. Lo que no podía sospecharse es, que tras éstos, se aunciara por parte de El Vaticano un cambio radical en su política social.
El Papa ha hecho saber a través de sus portavoces, que la Iglesia ha decidido cambiar su forma de actuar, que se viven en todo el mundo tiempos difíciles y que es hora que la Iglesia actue como Jesús lo hubiera hecho y dejó dicho.
Tras la Semana Santa, el Vaticano empezará a invertir en los países pobres y en aquellos que estén en vías de desarrollo, siempre y cuando sus habitantes estén dispuestos a deponer las armas, acabando con las guerras que durante años han masacrado sus países y sus gentes. Las inversiones se harán en agricultura, ganadería, industrias de transformación de materias primas y en energía renovable. Por supuesto tales inversiones serán supervisadas por personal cualificado de la Santa Sede. Con estas obras se dará trabajo a miles de personas y se pretende acabar con la peor lacra de la historia de la humanidad: el hambre.
Se vigilará que ningún gobierno pueda hacer uso privado de estas inversiones, pues no se les dará el dinero, sino que se encargarán de ello personal propio, evitando así el desvío indeseado. Se pide, además, que las tierras sean repartidas por poblados de manera que cada uno sea capaz al menos, de autoabastecerse.
Más difícil lo tienen en los países en vías de desarrollo puesto que la corrupción de sus gobernantes y funcionarios es altísima y tradicional.
Las condiciones que el Papa impone son claras: Ningún miembro del gobierno podrá enriquecerse ni salir de su cargo con más posesiones o capital que con el que entró, debiendo hacer una declaración de bienes antes y después.
Al parecer el santo padre ha mantenido reuniones secretas con los jefes narcos y sus palabras han obrados en ellos como un milagro, pues están dispuestos a retirarse de sus negocios e invertir parte de las ganancias obtenidas en la rehabilitación y en la creación de centros de salud.
Lamentablemente hemos de decir que estas inversiones y ayudas no llegarán a los países no cristianos a no ser que éstos decidan abrazar la fe de Cristo.
Los que se han mostrado terriblemente preocupados han sido los países superdesarrollados, pues estas inversiones suponen una amenza a medio plazo para ellos en el sentido de que habrá menos países pobres y dependientes y hasta competidores. Además, se les acaba el negocio de las armas, lo cual puede dejar en la ruina a miles de fabricantes lo que traerá consigo el paro y la desestabilización económica de los poderosos. “Siempre nos quedarán los países árabes” se le oyó decir a un ministro de exteriores de un renombrado país en una reunión.
China es el único país que ha aplaudido esta renovación vaticana. “Allí donde haya negocio, estaremos nosotros para ayudar” dijo su ministro de economía nada más saber la noticia.


martes, 20 de marzo de 2012

NIÑOS FEROCES, Lorenzo Silva


Acabo de terminar la lectura de Niños feroces, del autor Lorenzo Silva, para mí gran autor del que guardo muy buen sabor de boca de todas las publicaciones que de él he leido hasta ahora.
No sabía que el libro tratara del tema de los españoles de la División Azul y su papel tanto en Rusia, como después por su cuenta y riesgo en las filas alemanas. Yo me había quedado con aquello de que un maestro ayuda a un alumno a aprender a escribir, pasar de la página 15 a la hora de contar una historia. Me quedé con eso que es con lo que me siento más identificada: relación profesor-alumno, dificultad para alargar historias pero no de forma artificial, sino por no saber desarrollar como se debe... Y me encuentro con esta fascinante historia que para una chica de familia de exiliados y pensamientos de izquierdas ha resultado más que dura.
Primero, porque me sentía incapaz de empatizar con el personaje principal de la novela de Lázaro, el alumno, después, porque a pesar de todo yo intenté que mis prejuicios no me impidieran conocer, que no comprender, hechos que se produjeron, cosas que sucedieron y que todos nosotros deberíamos saber.
Me atrapó, aunque no podía leerla todos los días como suelo hacer con los libros que empiezo. Me la he dosificado.
Me gusta el recorrido que hace, como nos muestra que los hechos históricos están enlazados con el pasado, el presente y un futuro, pero también qué forma tan diferente de producirse o qué falsa apariencia la de las mal llamadas revoluciones actuales.
Si les gusta la historia, se la recomiendo. Si les gusta Lorenzo Silva, también. Si aún no lo han leído pero quieren conocerlo, yo les sugeriría que escogieran primero otras obras de su ya larga bibliografía (http://lorenzo-silva.com).
Les puede gustar más o les puede gustar menos, pero nunca les dejará indiferentes. 

J. EDGARD, la película.



Fui a verla al cine de mi pueblo, el que tenemos la suerte de conservar, porque, ya me dirán en cuántos pueblos sigue habiendo cines. El cine está bien, proyecta en formato digital y vale casi la mitad que los cines de la ciudad, anque eso sí, las butacas no son las de Kinépolis.
No sabía que era una película de Clint Eastwood, uno de mis actores y directores favoritos. Es un hombre que, a mi parecer, se ha ido volviendo no bueno, buenísimo, con el paso de los años.
Por eso luego no me extrañó que me gustara tanto la película. Muy bien dirigida, con gran cuidado en la ambientación, en los diálogos. Mágnífico di Caprio, anque no sea de mis actores favoritos, pero me ha demostradop en más de una ocasión que ya está lejos de aquel muchacho atrapa jovencitas y que es capaz de hacer papeles estupendos.
Me encantó su caracterizacion y el gesto de la cara, muy exacto al del verdadero Hoover.
La película, por lo demás, creo que agradará sólo a aquellos que tengan interés por la historia de este personaje o de esta época de la historia de los Estados Unidos.
J. Edgar tiene miga. No es sólo el impulsor del FBI sino es un hijo propio de su tiempo: anticomunista en la época en que la revolución bolchevique triunfaba en Rusia y en EEUU se temía por su expansión. Ultrapatriota, racista, clasista y cómo no, moralista hipócrita, como tantos a los que les ha tocado vivir su homosexualidad como una vergüenza. Un hombre que creo que ni siquiera se qureía a sí mismo, sino a su imagen, a su creación. Una madre autoritaria, conservadora y protectora. Uff!
Pero más allá de todos estos excesos que, repito, hay que situar en un contexto, están los otros logros que hoy en día suponen un avance enorme para el esclarecimiento de delitos, como los bancos de huellas (ahora ya ADN) o la clasificación de archivos de documentación.
No olvidemos la crítica siempre sutil y a veces descarada de Eastwood al sistema, la corrupción y los excesos políticos (Kennedy, Nixon), la utilización de la información como poder (el propio Hoover), y es que sobrevivió a 7 presidentes, convirtiéndose en la pesadilla de algunos de ellos. 
Un guapísimo Armie Hammer como el compañero y amante de Hoover, quién ya destacó por su trabajo interpretando a los gemelos Winklevoss en la premiada película La red social recibiendo el aplauso de la crítica la cual le convirtió en uno de los actores revelación del año en Hollywood. Fue nominado al premio Actor Más Prometedor de la asociación de críticos de cine Chicago Film Critics Association y ganó el premio a Mejor Actor de Reparto de la Toronto Film Critics Association.
Una casi irreconocible Naomi Watts tras su maquillaje y que tiene ya una larga filmografía más que destacable.
En fin, se la recomiendo, aunque sea sólo por darse el lujo de ver una buena película al estilo más clásico.

jueves, 1 de marzo de 2012

MARÍA DUEÑAS: TIEMPO ENTRE COSTURAS


Uno de los libros que cayó estas navidades fue éste de María Dueñas, Tiempo entre costuras. Lo había visto durante meses en los escaparates de las librerías y en las listas de los más vendidos, hasta alguna amiga me lo había recomendado, pero dos cosas me alejaban de comprarlo: una, el precio, no había manera de que lo bajaran o por fin lo pasaran a edición de bolsillo; otra, el hecho de que se hubiera convertido en un superventas. Dudo mucho de los superventas, con frecuencia me he encontrado que son libros como de manual, hechos a propósito para ser vendidos. Tienen los elementos adecuados para captar la atención y es la fácil lectura, el amor, la aventura y algo de misterio.
No negaré que en el libro de María Dueñas se encuentra todo eso, pero ha resultado para mí una agradable sorpresa. Leyendo su biografía veo que es profesora universitaria y que ésta es su primera novela. En el libro no sólo se cuentan las aventuras y desventuras de una joven costurera sino que en él hay mucho más, hay historia y además, bien documentada. La parte final donde dice qué fue de cada uno de los personajes reales no tiene desperdicio. La bibliografía utilizada tampoco.
Trata además de una parte de nuestra historia, la guerra civil, pero muy poco tratada, la de los habitantes del protectorado español en Marruecos.
Me ha encantado reconocer paisajes, personajes, hechos. Me ha divertido porque Sira, la protagonista, hace bueno aquello de que “la ignorancia es muy atrevida”. Me ha conmovido cuando toca el lado más oscuro y triste de aquel episodio.
Así que la recomiendo, vale la pena leerla.
Espero que su autora nos sorprenda nuevamente con otra novela tan interesante como esta.  
Para los menos lectores, que sepan que en Antena 3 compraron los derechos y están grabando. Espero que la serie esté a la altura. Lo malo de leer la novela primero es que ya me he hecho una imagen de los personajes y sólo espero que concuerde con la de los actores elegidos.
¡Feliz lectura!