Google+ Followers

lunes, 23 de mayo de 2011

JORNADA DE REFLEXIÓN POST-ELECTORAL


Que el PSOE iba a recibir un varapalo estaba cantado. Ahora, a este nivel, no sé. Siempre se dice que las elecciones autonómicas no deben ser un reflejo de las nacionales, entre otras cosas porque las municipales son más personales, es decir, más que al partido, al menos en los pueblos pequeños, se vota a la persona, a la que por general conoces y juzgas por sus actos y valia o por todo lo contrario. A los presidentes de la Comunidad Autónoma si se les compara más a la par con el presidente el Gobierno.
Ayer según iban saliendo los resultados me iba entrando el terror. Poco a poco o mucho a mucho -rápidamente- España se volvió azul. ¡Qué horror! Y no se confundan ustedes, porque no estoy hablando de PP o de PSOE, estoy hablando de que un mismo y único partido gobierne toda España. Esta concentración de poder es lo peor que le puede pasar a nuestro país. Un partido que no tiene contrincantes, oposición firme, acaba abusando de su posición y olvidándose de quién lo votó.
Las manifestaciones llamadas 15M o Por Democracia Real ¡Ya!, lejos de conseguir sus fines, han sido borradas de un plumazo. Se pretendía una España más plural y participativa, donde todos las opiniones fueran escuchadas, donde los partidos más pequeños también tuvieran su oportunidad. ¡Qué hemos hecho!
Arruidado el PSOE como partido, el PP se alza como firme candidato a las nacionales y entonces seremos una “España grande y no libre”.
Los socialistas asumen su pérdida y la achacan a la crisis y a las medidas antipopulares que han tenido que tomar para salir de ella. Lo cierto es que cuando Zapatero salió vencedor la segunda vez muchos pensamos que eso era el principio de su fin. La crisis ya había empezado y cualquiera que hubiera ganado entonces se enfrentaba a un gigante que necesitaba mano dura y medidas extraordinarias. Zapatero es blando, no ha sabido hacer las cosas con firmeza, con seguridad, y los que le rodean le han hecho flaco favor con su mal hacer. Y lo malo es que tampoco hay candidatos socialistas que puedan adecentar la imagen y la credibilidad del partido. Por favor no me hablen de Pajín, ni de la ministra Chacón, o Rubalcaba, el cual tampoco es muy querido.
Rajoy se ve en la presidencia y no le falta razón. Además, somos cíclicos, dos, tres legislaturas máximo y para afuera.
En mi Comunidad, la Valenciana, ya no me sorprende nada. Que haya salido de nuevo el PP no es novedad. Lo raro sería lo contrario. Esto es un “feudo pepero” desde hace muchos años. Da lo mismo el caciquismo que se gastan algunos de sus dirigentes, la prepotencia, prevaricación, los desmanes y el endeudamiento. Los valencianos somos presumidos, “fardons” y nos importan más las apariencias que el interior.
Las movilizaciones habidas han despertado la conciencia de izquierdas y por lo menos han sacado de su ahujero a muchos jóvenes que parecían perdidos en el porro o el consumismo. Ha subido Izquierta Unida -voto del izquierdista tradicional- y en esta comunidad, Compromís-Bloc, de caracter nacionalista.
Ciudadanos de a pie, “agarrémonos los machos” porque no sabemos lo que hemos hecho. 

1 comentario:

  1. Ay, Pilar ¡qué bien ecribes, hija!

    Pues... ¿qué te voy a decir? Que yo no sé explicarme tan bien porque de política entiendo más bien poco, pero que estoy muy de acuerdo con todo lo que has dicho. Yo también esperaba algo como lo que ha sucedido, pero no tanto, y también pensé que las minorías aumentarían su representación después de los últimos acontecimientos en las movilizaciones del 15 M. No ha sido así y tenemos de nuevo a un sólo partido, y esta vez en clara mayoría absoluta en muchos casos, justo lo que parece que no queríamos.

    No sé dónde nos tenemos que agarrar, pero yo sólo espero que poco a poco nos saquen de este pozo sin fondo en el que estamos metidos.

    Un beso.

    Maitechu

    ResponderEliminar