Google+ Followers

jueves, 26 de abril de 2012

SOBRE LA CONVENIENCIA DE LAS MANIFESTACIONES Y LAS HUELGAS


Supongo que a estas alturas nadie duda que las movilizaciones son necesarias para hacer llegar a los oídos del gobierno que no estamos de acuerdo con las medidas tomadas para salir de la crisis.
También, que somos conscientes en mayoría, que eran necesarios ajustes en el sistema de financiación que hemos tenido hasta ahora.
Ahora bien, no parece que las medidas restrictivas vayan a ser las más efectivas. El pueblo necesita saber que aparte de ellos hay alguien más ahí arriba que se sacrifica. Si hemos llegado a este grado de endeudamiento es porque algunos han hecho mal sus deberes, muchos se han aprovechado de sus cargos para enriquecerse vaciando las arcas en lugar de llenarlas para tiempos peores. Ejemplo, señores, ejemplo.
Al pueblo nos da la impresión de que estamos pagando por algo que no hemos provocado, pagamos por lo que los bancos han hecho mal, por lo que los malos gobiernos han dejado hacer, pagamos porque nos vendieron que todos teníamos derecho a llevar una vida de ricos.
En las épocas de bonanza, un trabajador del andamio ganaba más que un maestro, más que un policía. Se les daba en función de esos ingresos préstamos elevadísimos a pagar en 30 años y nadie les dijo “eso no se hace”, ahorra para el futuro que esto se acabará un buen día. Eso lo debía saber el trabajador, pensar con la cabeza y no con las manos. Gastarse sus buenos sueldos en coches, casas, viajes, salidas, que en otro momento nunca se hubieran podido permitir. Eso es lo que se nos vendió y pocos fueron los que, siendo conscientes de que eso era una ensoñación, guardaron para el futuro y se moderaron en sus gastos y sueños.
¿Somos culpables? En gran parte sí. Era demasiado tentador caer en la trampa. Y también somos culpables de todos y cada uno de los gobiernos que hemos tenido, puesto que nosotros los hemos elegido.
Las personas, los millones de personas que votaron al partido popular, ¿creían de verdad que el gobierno que formaran nos sacaría de la crisis sin hacer “pupa” al populacho? ¿Qué alternativa buena y creíble de izquierdas teníamos?
Ahora toca quejarse.
A mí los sindicatos mayoritarios no me representan. Me niego a seguirles el juego ya que cuando los necesité no me ayudaron, cuando hablé no me escucharon. Son los mismos que sólo hacen huelga a conveniencia, los que aparecen en la cabecera de las manifestaciones, los mismos que luego estrechan la mano que primero mordieron a cambio de unas migajas. Se les ha retirado gran parte de la financiación, por eso se quejan, pero hace años que no pisan una fábrica, un ambulatorio, una escuela. ¡Qué sabrán ellos del día a día! No serán ellos lo que se dejen los días de sueldo si no trabajan y encima engordemos las arcas de las Consejerías, Gobiernos o empresarios.
Y realmente, ¿alguien cree que cambiarán las cosas porque salgamos a la calle? ¿Acaso el gobierno no ha advertido ya que sí o sí a las medidas de ajuste? ¿No ha dejado claro Bruselas que ahora estamos en el buen camino? Claro, en las grandes potencias europeas los trabajadores ganan más y están mejor considerados, tienen también buenas prestaciones -como Francia en materia de educación-. Yo no he visto huelgas en Alemania, será porque los alemanes no han sentido tanto la crisis o están preparados para sobrellevarla mejor.


Según la página www.mitecnologico.com hay diferentes tipos de huelgas, a saber:

Huelga laboral: es la que tiene lugar por causas derivadas de la propia relación de trabajo.
Huelga extralaboral: es la que se lleva a cabo por motivos políticos o con cualquier otra finalidad ajena al interés profesional de los trabajadores afectados.
Huelga de solidaridad o simpatía: los trabajadores defienden un interés ajeno a su relación contractual, actuando sin embargo en apoyo de otros trabajadores en conflicto, con los que se solidarizan.
a. Según el comportamiento que se lleve a cabo en la huelga: cabe distinguir:
Huelga turnante o rotatoria: es la que realizan de modo sucesivo en las distintas unidades productivas de una empresa o centro de trabajo, o sectores de la actividad económica en un ámbito geográfico determinado, alterándose sucesivamente en la cesación, en el trabajo con la finalidad de afectar a la coordinación de la producción.
Huelga estratégica, tapón o trombosis: es aquella que afecta tan sólo de modo directo a la actividad productiva básica de la empresa, o a los sectores estratégicos del sistema económico, pero que comunica sus efectos en cadena a los demás ámbitos, consiguiendo la paralización de todo el proceso productivo.
Huelga de celo o reglamento, consiste en una ejecución minuciosa y reglamentaria del trabajo, con el consiguiente retraso en el mismo.
Huelga intermitente: son aquellas en la que se alterna momento de normalidad laboral y de cesación del trabajo. posee una tipología bastante variada: alternancia de horas de trabajo y huelga a lo largo del día, de días de trabajo y huelga a lo largo de la semana o períodos más amplios.
Huelga de brazos caídos: o huelga a pie de fábrica, en las que los trabajadores no abandona las instalaciones de la empresa, se establecen turno de relevo para ocuparla permanentemente.
Huelga escalonada cuando las actividades productivas son paralizadas progresivamente, unas después de otras.
Huelga general: la que se plantea simultáneamente en todos los oficios de una o varias localidades.

Yo más que de huelgas generales soy de huelga de brazos caídos. Como profesora que soy me decanto más por paralizar el sistema porque creo que es la única manera de hacer ver al gobierno, en el caso de los centros públicos, lo necesarios que somos. Considero que la medida más eficaz sería no evaluar a los alumnos. No se trata de no darles clase, cosa que les perjudicaría seriamente, pero no poner notas. Si no hay notas, es sistema se paraliza porque ¿qué alumnos pasan de curso y quiénes no? No hay selectividad, no hay matriculaciones en las universidades, ni en Ciclos...
Huelga de brazos caídos. Si piensan que no somos necesarios, pues que vean que sí lo somos.
Pueden llamarme radical si lo desean, pero creo que la efectividad de una protesta se mide por el resultado que provoca. ¿A la calle? ¡Vale! Pero eso no les va hacer cambiar de opinión.

8 comentarios:

  1. Leo este articulo y me dan más ganas de buscar trabajo en otro país.
    Me avergüenzo como ser humano y comunista al tener que trabajar con derechistas para poder comer.
    Me da autentico repelús moral y espiritual ¡tanta y digo tanta gente! que se proclama comunista, izquierdista o defensor del planeta, leo sus declaraciones en redes sociales como por ejemplo:
    ¡Hoy a la huelga todos! ¡Colegio públicos vivan! Un largo etc...
    Lo más triste de las redes sociales es que se convierten en un gran hermano siendo que publicas y no sabes muy bien quien te lee, pues lo dicho el día de la huelga muchas declaraciones de este tipo que acabo de narrar y la tristeza fue que pasea por un lugar sin nombre y en cuestión de varios km me cruce con tres perfiles que habían proclamado ¡Hoy a la huelga!
    Me sentí vacio...
    ¿En que sociedad nos hemos convertido Pilar?
    Hay gente que te dice que la culpa es de los emigrantes, ya os digo que ¡una mierda! Y perdón os pido por la expresión siendo que si aquí no hay trabajo y vivimos en una extrema pobreza porque ¡coño somos xenófobos! ¡Que da vergüenza ir a trabajar a otro país! Espero que muchos como estos perfiles desaparezcan de la red.
    La verdad que una buena forma es “brazos caídos” aunque yo voy o iría mas lejos si me acompañasen un repartimiento de los bienes porque ricos o pobres un esta único estatus.
    Esta crisis es mundial y los culpables de verían de pagarlo Banqueros y gobernantes por permitir que nos dieran prestamos.
    Pp. esta haciendo que los que no trabajemos hagamos pagar a los que trabajan la culpa de que no trabajemos.
    Solo recortes ¿Dónde están las medidas para fomentar trabajo para el pueblo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario.
      El otro día mi padre, de 86 años me decía: si ahora tuviera 20 años me iría a otro país. Me lo quedé mirando porque él estuvo 35 años fuera de España y lo único que deseaba era volver. De repente me di cuenta de que yo también me iría.

      Eliminar
  2. ESPAÑA se echará hoy pacíficamente a la calle para defender los derechos a la SANIDAD y la EDUCACIÓN PÚBLICA, que se encuentran amenazados por la codicia especuladora de unos pocos —amigos del Gobierno—, que están usando el pretexto de “la crisis”, para aprobar medidas xenófobas (negar la Sanidad a las personas inmigrantes), y antisociales (cerrando escuelas y hospitales, privatizando los que quedan, y despidiendo a las y los enpleados públicos).
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Gracias a tí por tus articulos.

    ResponderEliminar
  4. ¿como se explica usted? Que en una celebración de futbol cierren todas las arterias principales de la capital y permitan subir a monumentos, y hoy casi sea imposible manifestaser pacificamente en "sol"
    Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy fácil, los gobiernos facilitan las borregadas, es como el pan y el circo. Normalmente las manifestaciones son de protesta contra alguna medida tomada por el partido en el poder, eso no es agradable, eso da mala imagen -el pueblo no apoya a su gobierno-, etc. El derecho a la libertad de expresión se otorga dando permiso para manifestarse, pero de ahí a cerrar la ciudad...
      Gracias por su comentario.

      Eliminar