Google+ Followers

martes, 4 de diciembre de 2012

50 SOMBRAS. RESEÑA.


Es sin duda el libro del año, el de mayor venta, el de mayor éxito. Esta trilogía subtitulada por los medios en un principio como “el libro erótico de las mamás”, sorprendió a todo el mundo. Su escritora es una desconocida L. E. James, ejecutiva de televisión y que un día se puso a escribir consiguiendo saltar a las listas de los más vendidos y que aseguró haber escrito el primer libro “Cincuenta sombras de Grey”  en día y medio.
En su contraportada hay varias frases reseña de periódicos norteamericanos en las que se nos dice que tiene revolucionadas a las mujeres neoyorquinas, que tras su lectura se han sentido más sexys. Se leen en twitter también algunos comentarios de mujeres que aseguran que su lectura ha mejorado su vida sexual.
¿Qué ha convertido a esta trilogía en la más vendida y leída?
La historia no es nada novedosa. Chica conoce a chico y éste cae rendido a sus pies. Él, alto, fuerte, guapo, inmensamente rico y con tan solo 27 años. Ella una inocente chica a punto de graduarse, guapa, divertida, culta pero totalmente inexperta en el amor y en el sexo. El lado oscuro es al parecer su punto fuerte: a él le va el sadomasoquismo y ella, con tal de no perderlo y complacerlo, se deja hacer. Él la inicia; ella se deja iniciar
Pero he aquí que el argumento hace agua por todas partes, no es creíble. Es muy poco probable que una chica joven, 22 años, universitaria, que vive fuera de casa, con una educación nada convencional ni moralmente rígida sea virgen. Ni siquiera la han besado. Tampoco queda claro como el señor Grey, un chaval de 27, adoptado desde los cuatro años por una familia pudiente, pero según sus propias palabras el malo de una familia buena, es a tan temprana edad dueño de varias empresas que operan internacionalmente. Eso requiere una formación que a su edad es difícil haber conseguido.
Tal vez si ella fuera más joven, 16, 17 máximo y el más maduro, 35 por ejemplo, esa inocencia de ella y esa experiencia de él pudieran ser.
El sexo, el plato fuerte, es explícito sí, pero lo que en la primera novela se describe como increíble es algo que cualquier mujer que ha mantenido relaciones ha practicado, incluso me atrevo a decir que el sexo duro del primer volumen no es tal excepto por los crueles azotes.
Es un tipo de sexo al que la protagonista no accede exactamente por voluntad sino por curiosidad y miedo, miedo al dolor, miedo a perder al hombre que quiere, su primera relación.
Ese hombre que además de querer ante todo sexo duro con ella la acosa, la sigue, la vigila, le da órdenes y disfruta pegándole. Esa es la definición de maltratador se quiera disfrazar como se quiera.
De su calidad literaria no se puede hablar porque no la tiene. Utiliza un lenguaje propio de adolescentes con sus frases típicas y sus conversaciones de bajo nivel y no el que debiera corresponder a dos personas cultas y adultas.
Sin duda James tuvo su día de suerte cuando alguien decidió que aquellas novelas podrían ser un éxito editorial.
Lo mejor de todo, como se puede vender un producto tan malo que mucha gente desee.
Conclusión: apto sólo para lectores de serie rosa Z, sin aspiraciones ni imaginación.

2 comentarios:

  1. Un amigo mío dejó el primer libro a la mitad porque le pareció una soberana porquería.
    Yo creo que soy el único ser vivo que no tiene intención de leer al tal Grey xD

    ResponderEliminar
  2. Me alegro por ti francamente. A mí me lo regalaron y tengo por norma leer los libros regalados con cariño, pero he estado protestando y publicando en Twitter todas las rabietas que me ha provocado. Menos mal que me lo tomé con humor.

    ResponderEliminar