Google+ Followers

lunes, 16 de enero de 2012

SHERLOCK ATACA DE NUEVO

Este fin de semana me he dado el gusto de ir al cine. La película elegida ha sido Sherlock Hommes 2. Me lo he pasado bien. Me he reído, ha sido divertida, pero... La primera me gustó más. Sí, definitivamente. En la primera película se nos presentaba un Sherlock muy diferente al que estábamos acostumbrados, un hombre mayor, de flema inglesa, inteligentísimo, maniático, asocial y con uniforme -recordar la capa de cuadritos,  el sombrero y la pipa-. A su lado, un hombre también mayor, gordito, con bigote, un tanto despistado, de poco protagonismo y que servía prácticamente para, en un momento dado y sin intención, darle al detective la pieza que le faltaba para completar el puzzle que llevaba haciendo en su cabeza desde el principio.
Este nuevo Sherlock, mucho más joven, divertido, peleón, desaliñado, excéntrico pero igualmente inteligente, está acompañado por un también nuevo Watson, joven, atractivo, bien vestido, abierto al amor y con mucho más protagonismo que antes, está, casi a la par que el Sr. Holmes. 
En esta nueva entrega siguen sus aventuras, pero es que son eso, aventuras. Tenemos un Holmes muy Indiana, demasiado. Sobran, a mi parecer, efectos especiales, peleas continuas, un humor que tiene como base dejar al protagonista en ridículo con sus calzones miméticos y su cabalgar en poni. Le han quitado su elegancia, su porte, se ha vuelto mortal, inteligente pero mortal, aunque al final quieran devolverle su inmortalidad. 
Gana Watson, que ya no es Watson y que pasa por encima de su colega y amigo con más gracia.
Mucho me sorprendió, sin embargo, la serie televisiva Sherlock. Pensé que iba a ser una metedura de pata. Tanto Sherlock. Un Sherlock de antes en la actualidad. No sé. Tampoco me atraía el actor protagonista, con más pinta de niño arisco, maniático y pretencioso. Pero me encantó. Y puede que muchos no estén de acuerdo conmigo, pero si aún no la han visto háganlo, vale la pena. Porque en ella Holmes sigue siendo Holmes y Watson sigue siendo el valiente militar a la sombra de la inteligencia de un hombre que sólo puede tenerle a él como amigo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario