Google+ Followers

jueves, 4 de abril de 2013

Anna Karenina



Es algo arriesgado en estos tiempos en los que una gran mayoría de lectores consumen libros de fácil lectura recomendar a Tolstoi, pero siempre es bueno decir que vale la pena leer a uno de los grandes maestros rusos.
Si siguen mi consejo y eligen, por ejemplo, Anna Karenina, permítanme que también les recomiende que vean la película, la versión del 2012, porque hay varias. Hay que verla antes de leer el libro ya que, en mi opinión, eso evita los desengaños de hacerlo al contrario a no ser que sea una adaptación maravillosa.
Cuando lees una novela y te empapas de sus personajes, de su historia, de sus paisajes, y luego ves la película, es fácil que los personajes no sean como nos los hemos imaginado, sus caras, por ejemplo; tampoco los escenarios, los vestidos, hasta la misma historia. ¿Cómo condensar tantas páginas, sensaciones, protagonistas, historias paralelas a la principal, etc, en unas dos horas de película?
Otros les dirán que sin duda hay que verla después porque así podemos comprobar si la obra está bien adaptada.
Hagan pues lo que quieran, pero no eviten el placer de leer a Tolstoi ni tampoco de ver esta nueva adaptación.
El que ya conoce la historia, leído o visto otras adaptaciones, podrá comprobar que, aunque con licencias, la historia se respeta.
Lo que sin duda es una novedad es la forma en que ha sido rodada. Todo transcurre en un teatro donde van cambiando los escenarios como si estuviéramos viendo precisamente una obra teatral televisada. No por ello desmerecen las escenas los fondos de tela y cartón-piedra. http://www.rtve.es/alacarta/videos/dias-de-cine/como-se-hizo-pelicula-anna-karenina-featurette/1709312/
La película es de una gran belleza estética. Todo es hermoso, los vestidos –se llevó el óscar a el mejor diseño de vestuario-, los muebles, los accesorios, la coreografía -una maravilla la escena del baile-.


Los pocos exteriores son también admirables. Y ¡qué decir de las actuaciones! Son teatrales, de gran riqueza gestual, de manera que los sentimientos quedan perfectamente plasmados, tanto la alegría como el amor, el dolor, los celos, la admiración o el desprecio. Una fotografía magnífica, aunque no se llevara el óscar.
¿Tiene defectos esta película? Seguro. Su forma, aunque novedosa, puede aburrir, incluso marear. Apenas pasa por el tema de la revolución rusa en ciernes, tan importante, porque se centra casi únicamente en las historias de amor, ya que hay varias alrededor de la principal. Es larga, aunque ya hace años que nos hemos acostumbrado a películas de más de dos horas sin el descanso de "visite nuestro bar". Alguien puede encontrar incluso a la protagonista sobreactuada o al amante poco creíble.
No sé. Juzguen ustedes y ya me dirán.

1 comentario:

  1. Pilar, a mi me encanta Tolstoi y Guerra y Paz es de sus libros, el que más me gusta.
    Yo soy de las que primero ve el libro y luego ve la peli, si la ve.... me fascina la literatura, y ese gustazo de imaginarme yo misma todo, no se lo cedo ni a la mejor película.

    Un beso!

    ResponderEliminar